Capítulo 39: Confianza.

Visualizo a Justin por entre los árboles con la cabeza agachada y con sus puños todavía apretados. Me preparo para responder a cualquier comentario suyo acerca de mi aspecto y de aquella falda quizás algo corta de más, pero pasa por mi lado ignorándome por completo. Le sigo con la mirada. Se acerca a las mochilas y saca de una de ellas una camiseta limpia. Se deshace de la suya y se pone la limpia con agilidad dejándome a la vista lo que parece ser sangre en la mayor parte de sus nudillos. Se cuelga una de las mochilas en un hombro y después de un echarme un rápido vistazo a mi, me arroja la mochila restante, la cual atrapo entre mis manos con torpeza. Le lanzo injurias mentalmente y de mala gana le sigo hasta la moto de cuatro ruedas intentando no caer en el camino por los tacones. Se sienta en ella y me mira de reojo hasta que yo hago lo mismo. 

 El silencio incómodo reina en el ambiente al igual que las miradas frías. Arranca la moto y nos alejamos de allí sin dejar mucha melancolía atrás, pero si una larga lista de errores y un inmenso sentimiento de culpa. Entre los árboles nos dirigimos a nuestra próxima parada, la mas importante, la imprescindible y donde la presión recae directamente en mi: el internado. 

 Mi pecho subía y bajaba frenéticamente. Acabábamos de llegar allí y ya habíamos estado a punto de ser descubiertos por un vigilante del internado. Miré a Justin quien me miraba vacilante, esperando a que me tranquilizase un poco. Respiré hondo un par de veces y le di permiso con mis ojos para que dijese lo que sabía que en esos momentos se le estaba pasando por la cabeza. Suspiró. 


Justin: Estamos jodidos. (Dijo frío, pasando sus manos por su pelo y estirando de las puntas de este.) Escogí a la más nerviosa del planeta para hacer lo mas importante.(Gruñó.)  


Elevé las cejas. En lo que a atacar se refería, Justin era el mejor cuando estaba enfadado. Le ignoré. Aun que la paciencia ya se estaba agotando. Era experto en conseguir que me cabrease. Cogí aire y comencé a caminar lo más rápido que pude, encima de aquellos estúpidos tacones, hacia la verja que separaba el bosque del internado. 


Justin: ¿A dónde coño vas, Juliett? 


Preguntó inmediatamente Justin con un tono de ira rasgando voz. Giré mi cabeza para dedicarle una mirada indiferente y seguí caminando. 


Justin: ¡Para! (Me ordenó histérico) 


Hice caso omiso a sus palabras y seguí mi camino. Iba a acabar con aquello lo más rápido posible, y si no salía bien, entonces tendría una buena razón para enfadarse conmigo. Estaba enfadada y no tardé mucho en arrepentirme de la decisión que había tomado tan a la ligera, pero cuando atravesé la verja y empecé a caminar por aquel gran jardín que rodeaba ese viejo edificio, me di cuenta de que ya no había marcha atrás. Era ahora o nunca. Repasé el plan en mi cabeza mientras subía los cuatro escalones que daban la bienvenida a la gran puerta principal. La traspasé descubriendo un gran barullo de chicos y chicas de mi edad y más pequeños, con uniformes idénticos, dirigiéndose de un lado para otro con mochilas y carpetas en las manos. Tenía que aparentar ser mayor que ellos. Conté hasta diez y cogí aire lentamente. Busqué con la mirada el despacho del director siguiendo las indicaciones que Justin me había dado días antes y rápidamente lo encontré a unos metros de las escaleras principales, las cuales tenía en frente. Caminé con paso firme hasta allí y tras unos golpecitos en la puerta la entreabrí asomando mi cabecita. 


Yo: ¿Se puede? (Pregunté con una sonrisa lo más dulce posible) 


Un hombre de unos 48 años con una corta barba algo canosa me miró con el ceño fruncido durante unos segundos hasta que me dio paso con una de sus manos. Entré cerrando la puerta a mis espaldas. Me indicó que tomase asiento y así lo hice. Comenzaba la actuación de mi vida. 


Director: ¿Usted es…? 


 La voz de Justin pareció colarse en mi cabeza, y con ella sus consejos. Nada de nombres reales, ni fechas, ni edad, nada… 


Yo: Oh, disculpe que no me haya presentado antes, mi nombre es Kelsey, Kelsey Hyde Malik. (Aplaudí mi ocurrencia, no había dejado ni un solo cabo por atar) 

Director: Y ¿Qué le trae por aquí, señorita Hyde? (Preguntó atento) 

Yo: Venía a visitar a mi primo. (Hice una pequeña pausa) Me voy a vivir a Montreal por un año y no quería irme sin despedirme de él antes.


Finalicé de nuevo sorprendida ante mi facilidad de inventarme cosas en ese instante.


Director: Las visitas solo están permitidas los fines de semana, señorita. 

Yo: Lo se (Mentí.) pero es que si no me despido de él ahora no lo haré hasta dentro de un año. No puedo esperar hasta el próximo fin de semana, para ese entonces a estaré en mi nueva casa. (Dije apenada) 

Director: Bueno, supongo que podemos hacer una excepción. (dijo dibujando una pequeña sonrisa en su rostro) ¿Cómo se llama su primo? 


Intenté recordar el nombre que Justin me había dicho y lo conseguí sin ningún tipo de problema. Él nos ayudaría, o al menos Justin estaba seguro de ello. 


Yo: Zayn, Zayn Javadd Malik. 


 El director tecleó el nombre en el teclado de su ordenador portátil. 


Director: Vaya, al parecer hoy no está asistiendo a clase por malestar general. (Guardó silencio unos breves segundos)  ¿Quiere que le llame por megafonía o prefiere subir usted a su habitación? 


 Dudé unos segundos. En un principio eso no tendría por qué alterar el plan, pero si estaba enfermo ese tal Zayn, tampoco era plan de hacerle moverse de su habitación, y mucho menos si resultaba tener el mismo humor de perros que su amigo. 


Yo: Subiré a su habitación. (Sentencié) Tampoco quiero causarle muchas molestias si está enfermo. 


 El director asintió y me dijo el número de su habitación junto con un par de indicaciones para llegar a ella. Subí las escaleras hasta el segundo piso. Allí estaban todas las habitaciones para los chicos. Eso era increíblemente enorme. Deambulé por los pasillos y cuando creí haberme perdido la encontré justamente delante de mis narices. Dudé en si tocar la puerta o no, pero al final lo hice y esperé a que alguien me abriera. 


Zayn: ¿Qué quereis ahora? ¡Que estoy enfermo, jod…! (dejó de hablar cuando me vió al otro lado de la puerta. Frunció el ceño) ¿Quién eres? 


 Le miré profundamente a sus ojos marrones. 


Yo: Mm...¿Puedo pasar? 


 Dudó unos segundos pero finalmente abrió mas la puerta dándome permiso a entrar en su habitación. Cerró suavemente y me miró mientras yo hacía lo mismo. La única prenda de ropa que llevaba eran unos boxers negros y, al contrario que a mi, esa situación no parecía incomodarle. Echó rápidamente un vistazo a un armario que había detrás de mí y me ofreció sentarme en una de las camas de la habitación mientras el se sentaba en otra, quedando los dos uno en frente del otro. En sus ojos se reflejaba la confusión. Sacó un paquete de cigarrillos del segundo cajón de la mesita de noche y encendió uno el cual puso sobre sus labios para segundos después tirar el humo hacia un lado, evitando que me diese en la cara. Tenía varios tatuajes adornando su piel pero me detuve en uno que había sobre su pecho. Su piel dorada hacía que le quedase malditamente bien. Y eso por no hablar de sus abdominales, pectorales o cualquier músculo que tenía en esos momentos a la vista, que no eran pocos. Era difícil no parecer una desesperada en esos instantes. Su cuerpo, sin duda, no dejaba nada que desear. No tenía mal aspecto para estar enfermo, la verdad. 


Zayn: ¿Quién eres? (Dijo de nuevo, antes de darle otra calada al cigarrillo) 


No me anduve con rodeos, según Justin él era de confiar. 


Yo: Soy Juliett, una… amiga de Justin. 


 Me observó ahora con un poco de curiosidad en su mirada, pero cauteloso, sin abrirse mucho mas a mi. Decidí añadir un pequeño detalle más. 


Yo: Justin Bieber. (Dije esta vez haciendo hincapié en su apellido)  


Una sonrisa ladeada se apoderó de su rostro en milésimas de segundos y se puso de pie. 


Zayn: Solo él podía estar detrás de esto. (Dijo sonriendo mientras tiraba el cigarrillo por la ventana de la habitación) 


Oí el crujir de una madera y vi como la puerta del armario que había detrás de mi se abría saliendo de allí una chica de piel blanquita con cabello oscuro. Sus ojos marrones brillaban con intensidad y sobre sus labios rositas también había una gran sonrisa como la que Zayn tenía en esos momentos. Su piel solo estaba cubierta por un conjunto de ropa interior en rosa y negro. Era muy guapa, no iba a mentir. Seguro que ella también estaba “enferma”. 


¿?: ¿Justin? (Preguntó curiosa.) ¿Dónde está? 


Si antes había dicho que tener a Zayn delante de mí en calzoncillos era una situación algo incómoda, tener ahora a aquella chica también en ropa interior no la hacía mas llevadera. Pareció leerme aquello en mis ojos porque en seguida se disculpó.


¿?: Perdona, es que… ha sido… (rió avergonzada al no saber que decir y se puso una camiseta de Zayn por encima, que le tapaba hasta la mitad de sus muslos.) Mm… yo soy Kristen, novia de… de él (Dijo señalando a Zayn) 

Yo: Yo soy Juliett. (Dije con una sonrisa amable)

Kristen: Ya, te he oido cuando estaba… en el armario. (Finalizó poniendo un gesto extraño en su cara al darse cuenta de que esa frase no sonaba muy “normal”) ¿Has dicho que eres amiga de Justin? ¿Qué haces aquí? ¿Le ha pasado algo? 


 Reí ante aquel pequeño interrogatorio al que me había sometido en menos de dos segundos. 


Yo: No, él está bien… solo, digamos que necesita que Zayn le eche una mano. 


Esperé a que se sentaran los dos en la cama enfrente de mi. 


Zayn: ¿Qué le pasa? (Preguntó con algo de preocupación) 

Yo: Está buscando a su hermano.

Kristen: Pero su hermano ya no está aquí, lo acogieron hace un tiempo…(Añadió algo confusa.)  

Yo: Necesita encontrar donde está, tiene que haber algún documento en el despacho del director ¿no? 

Zayn: Tienen un archivo de todos los alumnos en el ordenador, supongo que allí tiene que haber algo. (Dijo  mientras apoyaba sus codos en sus rodillas) 

Yo: Pues me tenéis que echar una mano para conseguir entrar en ese archivo. 

Zayn: Este tío está loco. (Dijo poniéndose de nuevo de pie mientras llevaba sus manos a la cabeza)

Yo: Dijo que después de que esto acabe te devolvería el favor, que te echaría una mano con lo que quisieras. 


 Kristen echó una mirada fugaz a Zayn y este también la miró a ella. Parecían poder leer en los ojos del otro lo que este estaba pensando y sin intercambiar palabras en menos de un minuto se habían puesto en marcha para pensar algun plan que nos hiciese conseguir entrar en ese archivo sin ser descubiertos. Mi móvil comenzó a vibrar en el bolso que llevaba colgado de mi hombro. “El chico que me vuelve loca” llamando. Todavía no había cambiado el nombre de contacto desde que él me robó el móvil. Dudé varios segundos pero finalmente colgué antes de contestar. Esto lo iba a hacer yo sola, por mi cuenta y a él le iba a tocar confiar en mí aunque solo fuese un poquito.

Casi las dos de la mañana, no me entretengo mucho mas. Espero que os haya gustado y... COMENTAD!! :) Y nada mas!

Os quiero!!

Muack's!! <3 b="b">

13 comentarios:

  1. Heeeyy primeraaa pues no hacia tiempo ni na jajajajaj pues eso,que avanzas despacio pero con pies de plomo ^^ Me gusta me gusta.Juliett es una orgullosa,como tú jajajaj esque le pones puntazos que digo mira,la sandra jajaj pues nada,que ahora también vas a hacer que nos enamoremos y babeemos con Zayn que no se quien será *Guiño guiño guiño* ;) Byeeeee

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como escribes... y como siempre me dejas mas picada!! besos... sigue sigue!! :* ;DDDD

    ResponderEliminar
  3. Mee encanta! Es tan perfecta! Sube pronto por favor y avisame(:

    ResponderEliminar
  4. ASDFGHJKLÑASDFGHJKLÑASDFGHJKLÑ GENIAL, ME ENCANTA LA PERSONALIDAD DE JULIETT, HASTA ME VEO UN POCO REFLEJADA, YO TAMBIÉN SOY MUY ORGULLOSA:3 Y mi Zayn, uaa, esta novela es genial. Y encima sale uno de mis ídolos. Me he quedado muuuuy intrigada, demasiado. Espero que no tardes mucho en publicar o me dará algo. Un beso<33

    http://judiitrull35.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Me encanta! Que mas decirte que no sea: sigue jajajajjajaja

    ResponderEliminar
  6. ME ENCANTA!!!!! No importa lo que tardes, sino lo bueno que es el capítulo... (o eso creo). Este a sido genial. ¡Estoy esperando impaciente al próximo!!

    ResponderEliminar
  7. Genial sandra como siempre! Siempre te comento en twitter pero lo hare por aqui tambien para agradecerte que escribas para nosotras :) Gracias ^^
    Pd: Marta

    ResponderEliminar
  8. INCREÍBLE!!!!!!!!!!
    Me encantó el capi, pero que nervios estar en la situación de Juliett, a mi daría un ataque de histeria xDD
    "El chico que me vuelve loca"????? Si aún no cambia el nombre, por algo será, aunque es totalmente entendible que le tenga así :$
    Bue... cúidate, sube pronto porfass que muero por saber que va a pasar, besis, bye c:

    ResponderEliminar
  9. porfasss!! ermosa debes seguir esta novela si no qiieres qe mueramos de la intigra porfa no te tardes tanto!!

    ResponderEliminar
  10. ME ENCANTA con eso te digo too no ase falta q te ponga un testamento entero jaja sigue asi

    ResponderEliminar
  11. Me encantaaaa sigue pronto, podrias hacer un maraton?

    ResponderEliminar
  12. Weeee, en el anterior no comenté pero aquí estoy de nuevo.
    El capítulo 38 me lo he podido leer entero unas 3 o 4 veces, esque es asjhdjahfsdjkhjadhfjshfjdfincreíble *-* Me encanta.
    Y en este hace su aparición estelar el malote de Zayn Malik, oooolé.
    Tengo ganas de saber qué pedirán Zayn y Kristen a cambio.
    Y a ver si Justin puede dejar a Juliett hacer el trabajo sola...
    Muy buen capítulo, siempre sabes como dejar con más y más intriga. :)
    Un beso escritora!

    ResponderEliminar

(Hours to make, seconds to comment) :)