Capítulo 46: Misión cumplida.



Yo: Le vas a hacer daño. (Murmuré)


Guardó silencio durante unos segundos y poco después me atrapó entre sus brazos. Yo me dejé hacer. 
Apoyó sus labios sobre mi pelo y dejó varios besos aquí y allá. La diferencia de altura hizo que mi cabeza estuviera apoyada en su pecho. Podía escuchar los latidos tranquilos de su corazón que me tranquilizaron rápidamente. Y pronto, mientras me acariciaba la espalda suavemente, pegó sus labios a mi oído...


Justin: No lo haré. Se que te importa.(Dijo entre susurros)


Y no podía no creerle. No podía desconfiar de él si me lo decía de esa manera.  


(…)


Brook: ¿Crees que debería acercarme? (Me preguntó mientras perdía su mirada en Justin)


El sol había caído ya. Todos, incluidos los monitores, estábamos reunidos alrededor de una hoguera, tal y como todas las noches anteriores se había estado haciendo. Algunos se despedían y se iban a sus correspondientes tiendas de campaña a dormir, otros permanecían ahí con la intención de irse únicamente cuando los monitores les obligasen. 
Estábamos en ese mismo lugar desde que habíamos acabado de cenar. Brook y yo nos habíamos apartado del grupo en el que la mayoría de chicas hablaban de los chicos del campamento desde que el tema de conversación principal había comenzado a ser Justin. Brook inmediatamente había comenzado a mascullar insultos hacia ellas y en cuanto alguno que otro llegó a oídos de la chica que se posicionaba a su lado decidí que lo mejor sería alejarnos de allí, lo que menos quería ahora era meterme en problemas y sabía que Brook habría estado dispuesta a arrastrar a mas de una por el suelo en esos momentos. 

Su pregunta me sacó de mis pensamientos vacíos. Hacía varios minutos que estábamos en silencio, ella mirando ensimismada a Justin y yo, con la mirada y la mente perdidas en el fuego de la hoguera. ¿Qué si debería acercarse? Lo que debería hacer era salir corriendo antes de que fuese demasiado tarde.


Yo: No se. (Mentí mientras negaba con la cabeza y encogía mis hombros en señal de completa ignorancia)

Brook: Es que ni siquiera me mira (Dijo molesta) Si él no hace algo lo tendré que hacer yo.

Yo: Dale tiempo (Exclamé con voz serena apartando mi mirada del fuego y dirigiéndola hacia ella) Te dijo que era vergonzoso, no le agobies, querrá ir despacio.

Brook: No, si ya, si a mi todo eso me parece genial, pero una cosa es que quiera ir despacio y otra muy distinta es que ni siquiera avance. (Gruñó dirigiendo su mirada también a mi)

Yo:Ni siquiera ha pasado un día desde que te ha dicho que le gustas… 


Se quedó en silencio cavilando mi respuesta y finalmente asintió sosegada.


Brook: Tienes razón…


De repente mi pierna derecha comenzó a vibrar pillándome desprevenida y sobresaltándome por completo. Saqué mi móvil del bolsillo del pantalón corto y miré la pantalla. Un nuevo mensaje de: ‘El chico que me vuelve loca’. Tragué saliva. ¿Por qué demonios no había cambiado todavía ese nombre? Respiré hondo. Por alguna extraña razón mi corazón se había acelerado y me estaba costando que volviese a su ritmo habitual. Observé que Brook no me prestaba atención para abrir el mensaje.


‘Vete a dormir ya, nena.’


La boca se me quedó seca. Alcé la vista para buscarlo con la mirada pero sin esperármelo me lo encontré a solo unos metros. Caminaba hacia nosotras pero en ningún momento dirigió su mirada a mis ojos o a los de Brook, miraba al suelo. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba actuando y de que su mensaje no era una opción ni una recomendación suya, sino una orden. Formaba parte del guión. 
Inmediatamente Brook se incorporó con una sonrisa sobre sus labios y Justin le correspondió. Yo les imité y me acerqué a Brook para dejarle saber que me iba ya a dormir. Ella asintió casi con indiferencia y yo simplemente suspiré antes de alejarme de ellos e ir a mi tienda de campaña. 
Al entrar dentro Derek clavó sus grandes ojos color miel en mí y yo intenté dedicarle una sonrisa dulce. Pensaba que estaría durmiendo. Continuó mirándome y sosteniendo en sus brazos lo que parecía ser un oso de peluche mientras yo me deshacía de la ropa que, después de tres días seguidos usándola, parecía no poder aguantar mas suciedad encima. Saqué mi pijama -el de verano y el único que me había llevado- del macuto donde guardaba toda la ropa y rápidamente me lo puse. Me habría encantado cambiar también mi ropa interior pero con la continua mirada de Derek sobre mi ni siquiera consideré la idea. Me tumbé encima del saco de dormir que predominaba en el suelo y Derek me imitó. Quedamos cara a cara y no pude evitar sonreír, la situación en sí era graciosa. Derek también sonrió y por alguna razón eso me hizo sentir bien.


Yo: ¿No tienes sueño? (Le pregunté aproximándome un poco más a él)


Derek negó con la cabeza y continuó con sus ojos fijos en mí. Eran grandes y color miel, como los de su hermano. Borré la imagen de sus ojos de mi cabeza y volví a la realidad liberando mi labio inferior de mis dientes que le habían atrapado de forma involuntaria. Derek continuaba mirandome.


Yo: Tienes que dormir, sino mañana estarás muy cansado.

Derek: Da igual. (Masculló apretando mas fuerte su peluche)


El silencio inundó el ambiente y se comenzaron a escuchar ruidos del exterior. A todos los que se habían quedado despiertos ya les habían ordenado que se fueran a dormir. Las luces de fuera se apagaron poco a poco hasta que solo se traspasaba por la tela de la tienda de campaña la luz de la luna. No pasó mucho tiempo hasta que noté la mano de Derek en mi brazo. Le cogí suavemente la mano y comencé a acariciarla, si Nora estuviese aquí tendría miedo e intuí que probablemente eso era lo que él tenía en ese momento.


Yo: ¿Estás bien? (Le pregunté con una voz tenue)


Negó con ímpetu mientras se acercaba más a mi y rápidamente me tumbé boca arriba dejando que él se aferrase a mi cintura y apoyara su cabeza en mi pecho. Deposité un beso en su frente. Acaricié su espalda con lentitud.


Yo: No tienes que tener miedo. No pasa nada. Solo son personas que se han ido a dormir, como tu y como yo.

Derek: Pero son malos… (Masculló mientras mantenía los ojos cerrados con fuerza)

Yo: ¿Quiénes son malos? (Dije frunciendo el ceño)

Derek: Ellos. Mi hermano me lo ha dicho. 


Suspiré. Ya se le podía haber ocurrido otra cosa a Justin en vez de decirle que las personas que había fuera eran malas. 
Mis neuronas comenzaron a trabajar a cien por hora para darle una respuesta tranquilizadora y no tardé mucho en encontrarla.


Yo: No es que sean malas, es que si te descubren perdemos el juego. (Dije como si fuese algo evidente)


Derek me miró frunciendo el ceño.


Derek: ¿Qué juego? (Preguntó incorporándose hasta sentarse sobre el saco de dormir) 


Le imité y me alegré de que tuviera el mismo caracter competitivo que su hermano.


Yo: Es como una especie de escondite. (Sentencié)

Derek: ¿Y por qué tu y mi hermano si que podéis salir? (Preguntó dudoso)


Lo de que no se les escapase ningún detalle debía venir también de familia.


Yo: Porque a nosotros ya nos han descubierto. Solo quedas tú y cuatro personas más escondidas. (Dije inventando todo a la misma velocidad que las palabras salían de mi boca)

Derek: Y si gano… ¿Cuál es el premio? (Preguntó con la mirada iluminada)


Sonreí a su pregunta. No iba a mentirle.


Yo: Si ganas podrás estar con tu hermano mucho tiempo. 


Sus ojos parecieron iluminarse todavía más. Con movimientos rápidos me soltó de su agarre y se acurrucó sobre el saco de dormir quedándose en la misma posición en la que antes estaba. Yo también volví a mi antigua posición, de lado y con las piernas ligeramente flexionadas, y me quedé mirándole. Había cerrado los ojos para dormirse, la mejor forma de no hacer ningún ruido y no ser descubierto, y yo sonreí orgullosa. Misión cumplida. Cerré yo también los ojos intentando descansar y pronto el sueño me atrapó por completo en sus entrañas.


-Es hora de que te lleve a casa, Juliett. Es tarde. No quiero que tu padre me odie.

Ronroneo al notar sus besos por mi cuello y sus manos por mi cintura meciéndome al ritmo de la música. Su pecho está completamente pegado a mi espalda descubierta por la extraña forma que tiene el nuevo vestido negro que llevo. Se me eriza la piel al notar su olor tan cerca. Me giro y entrelazo mis manos por detrás de su cuello mientras bailamos ahora mirándonos a los ojos. 

-Es imposible que mi padre te odie y lo sabes. –Digo sonriendo traviesa. 

Arquea una ceja y, mientras va dibujando una sonrisa, atrapa mis labios con los suyos. Mis dedos se mueven acariciando su nuca. Se que eso le gusta y sonrío mientras me besa haciendo que nuestros dientes choquen ligeramente sin querer. Me encanta que eso suceda y mi sonrisa aumenta. Libera mis labios del castigo de los suyos y me mira de nuevo elevando una ceja. 

-No puedo besarte si no dejas de sonreír. 

Sonrío más todavía contagiándole también a él. Adoro verle sonreír y me alegra saber que puedo conseguir que lo haga con esa facilidad. Me da un último beso casto que se me hace extremadamente corto y, cogiéndome de la mano, salimos de la casa. Me estremezco por el helor que hace fuera y en seguida deposita su chaqueta sobre mis hombros. Llegamos a la moto y me pongo el casco que él me regaló mientras él hace lo mismo con el suyo. Deposita un beso en mi frente antes de subir a la moto y arrancar. El viento frío que se crea por el rápido movimiento de la moto parece congelar hasta la más mínima parte de mí. Tirité.

-¿Tienes frío?- Escuché con dificultad.

-Si -Exclamé gritando para que pudiese escucharme.- lo que no comprendo es como tú no tienes frío sin chaqueta, Justin.- 

-¿Justin? –Cuestiona curioso mientras gira ligeramente la cabeza en un intento de mirarme. 

Noto mi sangre hirviendo y subiendo con velocidad hacia mis mejillas. Por suerte el casco las oculta. Titubeo unos segundos antes de que alguna palabra completa se atreva a salir de mi boca. 

-¿Quién es Justin?- Pregunta de nuevo Tyler curioso interrumpiendo mi intento de hablar.

Me gustaría verle la cara y mirarle a los ojos. Me resulta difícil averiguar si está enfadado o no partiendo únicamente de su tono de voz. ¿En qué estaba pensando?

-No… no lo se.- Digo la verdad pero sin lograr que mi voz deje de temblar y de pronto una sensación de mareo, de inestabilidad comienza a apoderarse de mi.- No me encuentro bien, me estoy mareando…

-Entonces agárrate bien, gatita. No me gustaría que te hicieras daño. 


Su frase rebota en mi pensamiento y esta vez se me hiela la sangre. Me aferro a él para no caerme porque cada vez me noto más débil y el tacto del cuero en mis manos me desconcierta. Le miro aturdida y me sorprendo al verle con chaqueta y sin casco. ¿En que momento…? Oh. Gira su cabeza impidiéndole a mi cerebro pensar con claridad y mi cuerpo entero parece tensarse al ver que ese perfil no corresponde al de Tyler. Logro ver lo que parece ser una sonrisa sobre sus labios. Una sonrisa sexy. Que solo le podía pertenecer a él. Mi corazón se niega a permanecer en mi pecho y lucha por salir, pero choca con todas las costillas y se rinde rápidamente auque sin descender el ritmo de sus latidos. Justin gira de nuevo su cabeza hacia el frente y una luz cegadora aparece bruscamente en medio de la noche. Justin hace un giro violento con la moto provocado por el deslumbramiento y en milésimas de segundos estamos deslizándonos sobre el asfalto y dejándonos la piel sobre él. La luz desaparece y todo se vuelve oscuro. Me levanto –sin casco- del suelo y no siento ningún tipo de dolor. Le busco con terror con la mirada y le encuentro solo a unos pasos de mí. Corro hasta él y me desplomo a su lado. Tiene sangre en la cara y frunzo el ceño al ver que se trata de Tyler. Comienzo a gritarle, a llamarle y a zarandearle con lágrimas en los ojos para que despierte. No obtengo resultado y me siento impotente. ¿Qué puedo hacer? Comienzo a sentir yo ahora el dolor en mi cuerpo y un grito desesperado me desgarra la garganta. Comienzo a derramar un río de lágrimas sobre Tyler. No puedo parar. No se que hacer. Me siento mal por no poder ayudarle. Levanto la cabeza al notar una mano en mi hombro. Es Justin de nuevo pero no lleva ninguna chaqueta de cuero como antes sino que va vestido de blanco. De un blanco tan impecable que incluso es difícil mirarle sin entrecerrar los ojos. Se pone de cuclillas frente a mí y coloca suavemente sus manos sobre mi rodilla que sangra por las heridas de la caída. Hago un gesto de dolor por el contacto pero desaparece a la vez que lo hace la herida bajo sus manos. Le miro con el ceño fruncido, confundida. Me mira y le veo los ojos más claros que nunca.  Sonríe dulce y me acaricia la mejilla secando las lágrimas que seguían sin parar de caer. Se separa de mí y se pone de pie. Me extiende su mano para que la agarre y me incorpore. No quiero pero lo hago. No depende de mí esa decisión. Me sonríe de nuevo tiernamente y yo estoy demasiado perdida y confusa como para sonreírle de vuelta. Su mano está tremendamente caliente hasta el punto de que da miedo mantener el contacto durante mucho tiempo por si acabas quemándote. Comenzamos a caminar pese a que yo no quiero irme de allí pero tampoco puedo hacer nada para evitarlo. Inesperadamente noto algo frío en la muñeca derecha, la que está libre del agarre de Justin. Miro rápidamente hacia ese lado y veo la mano de Tyler agarrándome con fuerza mientras él me mira con los ojos muy abiertos. Duele. Noto que su agarre me va cortando la circulación con lentitud y comienza a faltarme la respiración. Intento moverme con fuerza para zafarme de los dos y salir corriendo de allí pero a penas me muevo un milímetro. Respiro con más fuerza, con agonía. Me falta el aire. No puedo respirar. Y…


Estoy sudando y con la respiración agitada. Miro a mi alrededor y veo a Derek sujetando mi mano derecha y moviéndola, seguramente intentando despertarme. Fuera sigue siendo de noche. Me incorporo hasta quedarme sentada y le miro, él también parece asustado. Mi corazón sigue latiendo con agresividad en mi pecho. Respiro hondo varias veces repitiéndome –hasta creérmelo- que solo se trataba de una pesadilla. Después de un par de minutos finjo una sonrisa y dirijo mis ojos a los de Derek. 


Yo:¿Qué te pasa?

Derek: Tengo miedo… (Dice con una mirada aterrada)

Yo: ¿Has tenido una pesadilla? (Le pregunto mientras me acerco a él intentando tranquilizarle.)


Derek asiente y me abraza. Le correspondo al abrazo e intento transmitirle toda la seguridad y cariño del mundo aunque no se si valgo para eso.


Derek: Quiero dormir con mi hermano. (Susurra todavía con miedo)


Asiento y me muerdo el labio inferior. No se qué hacer. Me revuelvo para coger mi mochila y sacar de ella el móvil. Miro la hora. 03:19 a.m . ¿Quién puede estar despierto a estas horas como para descubrirnos? Me pongo de pie –ligeramente curvada para no chocar con la parte superior de la tienda de campaña- y Derek me imita. Me pongo mis zapatillas, Derek se pone las suyas  y cojo una manta de mi mochila. Abro la cremallera de la tienda para salir y Derek me coge la mano que me queda libre. La luz de la luna nos alumbra levemente el camino que, por suerte, es prácticamente recto y en menos de dos minutos llegamos a la tienda de Justin. Abro la cremallera con inseguridad y rezando para no haberme equivocado. Los rezos parecen funcionar y un Justin adormilado que nos mira con ojos entrecerrados nos recibe al otro lado sin camiseta y únicamente en boxers. Por lo menos lleva algo. Derek pasa y rápidamente se tira al lado de Justin. Yo miro a mi espalda para asegurarme de que nadie nos ha visto y entro también con ellos. 
 Su voz grave de recién despertado se hace hueco en mis oídos…


Justin: ¿Qué pasa? ¿No podéis dormir sin mi? (Murmura sonriendo mientras me hace un gesto con la mano para que me siente)

Yo: Hemos tenido pesadillas. (Le respondo mientras pierdo mi mirada entre sus abdominales y trago saliva)


Los dos nos quedamos mirando a Derek, que está acurrucado al lado de Justin y me fijo en la tranquilidad con la que ahora respira. ¿Ya está durmiendo? ¿En serio? Justin sonríe y me mira, como si hubiese escuchado mis pensamientos, se separa de Derek y se incorpora hasta quedarse sentado para estar igual que yo. Me mira y se pone serio. Se pone de pie, encorvado y se acerca a mí. Se sienta a mi lado y me mira todavía serio.  Me acaricia la mejilla con su pulgar y el calor que desprende su mano hace que recuerde de nuevo el sueño. Me estremezo.


Justin: Tienes mala cara, Juliett.


Respiro hondo y bajo la cabeza. 


Justin: ¿Tan mala ha sido la pesadilla?


Asiento sin mirarle a los ojos y me fijo en la cicatriz de su brazo que recuerdo habérsela visto antes, va casi de su muñeca a su antebrazo. Tiene que haber dolido por la marca que ha dejado. 


Justin: ¿Qué has soñado? (Pregunta intrigado pero preocupado a la vez)


Y no se lo pienso contar. Lo tengo claro. No voy a decirle que he soñado con él aunque se haya tratado de una pesadilla. El orgullo es mucho mas fuerte.


Yo: Nada… (murmuro y le miro a los ojos)


Eleva una ceja y ladea su cabeza, se muerde el labio.


Justin: Entonces creo que eres la primera persona que conozco a la que le sienta mal dormir.- 


Su comentario me provoca una pequeña sonrisa que pronto desaparece al escuchar su pregunta…


Justin: ¿Tyler?


Suspiro y vuelvo a agachar la cabeza. Mi pelo suelto cae hacia delante y me tapa la cara y Justin rápidamente me hecha el pelo hacia detrás y me obliga a mirarle levantando mi barbilla. Le miro y sus ojos parecen querer sacar todo lo que mi cabeza esconde. Recuerdo de nuevo el sueño. Tyler con el rostro lleno de sangre y yo sin poder hacer nada. Vuelvo a sentir la frustración que sentía. ¿Habría habido alguna manera de poder haber evitado que el muriese? Los ojos se me ponen cristalinos y las lágrimas amenazan con salir. Justin desliza su mano de mi barbilla a mi mejilla y me acaricia suavemente.


Justin: Anda, ven aquí… (Murmura)


Me lleva hacia él, hacia su pecho desnudo y me abraza mientras comienza a acariciarme el pelo. Las lágrimas comienzan a salir y no me esfuerzo por detenerlas, no quiero hacerlo, necesito desahogarme. Los sollozos comienzan a hacerse más fuertes y yo intento silenciarlos para no despertar  ni a Derek ni a nadie pero no lo consigo. Me separo de Justin y escondo mi cara entre mis manos. Intento calmarme, no hacer tanto ruido, pero no puedo. Me agobio, comienzo a alterarme y comienza a hacerme falta más oxígeno. Justin me mira preocupado. Esta experiencia ya la vivió cuando fuimos juntos a la fiesta en casa de Brook y John apareció de la nada. Sabe perfectamente lo que tiene que hacer, pero decide no hacerlo. Decide probar algo nuevo y, antes de que yo pueda evitarlo, se acerca y choca sus labios con los míos.


Mis neuronas se han quedado secas. Seguro que si. Las he exprimido al máximo. Mañana no sabré ni hablar. Y no es broma, al día siguiente de escribir capítulo se me traba la lengua cuando hablo o no me salen las palabras. Serán los efectos secundarios...
Es muy tarde y no me quiero enrollar mucho más. ¡Que sueño! *bostezo* He puesto una nueva cosa (no se como llamarla) y ¡ahora puedo responder a vuestros comentarios! *soy feliz* :) Hubieron pocos comentarios en el otro capítulo pero supongo que me lo merezco por tardar tanto, esta vez he tardado menos y este también es largo... pensaba hacer dos capítulos y el otro ponerlo otro día pero me he portado bien, solo porque os quiero. ¿Que pasará en el siguiente? Tachaaaaan. Comentad y....
Si has leído pulsa aquí 
Os quiero!!

10 comentarios:

  1. HOLA, SOY LA DEL TWITTER Y ME HA ENCANTADO EL CAPÍTULO, PERO TAL Y COMO LO HAS DEJADO SI TARDAS MUCHO ME VOY A MORIR DE ANSIEDAD ASÍ QUE POR FAVOR NO TARDES <3

    ResponderEliminar
  2. Aurora molestanto again 0/
    MOOOOOOOOOOOOOOTHER OF GOD!
    Pero no la dejes ahí, síguela D: Ahora me comeré las uñas por tu culpa slkhjfoidakljdfa
    Me pareció super tierno Derek, oins, tan achuchable :') Y luego Justin, solo en boxers .________.
    Se va a resfriar, te lo digo yo, dormir con tan poca ropa le va a pasar factura, lol
    Síguela cuando puedas, que tus neuronas se recuperen, dales recuerdos de mi parte ^3^

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaaaa Sandraaa te prometí mi comentario por aqui y ya lo tienes :) Muchsisisismas gracias por escribir. Bueno este capítulo es simplemente GENIAL como siempre, nada nuevo no?
    Bueno que sepas que tengo unas amigas muuuuy vagas y extresadas que no tienen tiempo para ponerte un comentario pero están enganchadisisisisismas a tu novela, como yo.

    Bueno pues nada más que eres genial y que amamos tu novela ! Sigue así y no pasa nada si tardas, te entendemos más que nadie!! ESTUDIAR ESTUDIAR Y ESTUDIAR! Muchisisismos besos ! :)

    PD: Soy Marta la chica de Twitter :)

    ResponderEliminar
  4. ASDFGHJKLASDFGHJKL, DIOOOOOOOOOOOOOS*.* PERFECTO COMO SIEMPRE! SUBE RÁPIDO, PLZ,

    ResponderEliminar
  5. SIGUIEEEEEEEEEEEENTE:):)

    ResponderEliminar
  6. me encanto!!!! perdon pr no publicar en el otro :S sube el sig. pronto n.n

    ResponderEliminar
  7. askandlskfn aslkfnasflasib y más aksnalkfbsiklfna! dios *-*
    Derek es un amor de niño, que adorable porfavor :))
    Y Justin es perfecto, así, sin más..., perfecto.
    Siempre dejas los capítulos en lo mejor, estás hecha una experta! pero jode mucho que lo sepas e.e
    Siguiente pronto, vamos, que aún te queda un día!! Tu puedes, mañana por la noche otro PORFIIS PORFIIIS =)
    jujuju

    ResponderEliminar
  8. el capitulo es tan lindo!!! generalmente no hablo por aqui peor te sigo en twitter y estoy al tanto si es que subes capitulo,tienes que subir capitulos mas seguido no nos puedes dejar con esa intriga!:)

    ResponderEliminar
  9. me ha encantado sigue asi !! muxos besos y komo yo no me se tu twitter me podrias seguir pa yo seguirte...soy @selmara93 ..gracias ..muxos besos :-P

    ResponderEliminar
  10. Wow... esta super linda!! Sandy! Porfi.. no tardes mucho en subir capi... espero te acuerdes de mi soy MARTHA DE BIEBER [te sigo desde la nove pasada: No me digas que me amas] bueno pues! NUEVAMENTE estuviste muy BIEN te felicito, mi calificacion para ti seria de 10+ ok SALUDOS DESDE MEXICO!!

    ResponderEliminar

(Hours to make, seconds to comment) :)