Capítulo 47: Game over.



Justin: ¿Qué has soñado? (Pregunta intrigado pero preocupado a la vez)


Y no se lo pienso contar. Lo tengo claro. No voy a decirle que he soñado con él aunque se haya tratado de una pesadilla. El orgullo es mucho mas fuerte.


Yo: Nada…(murmuro y le miro a los ojos).


Eleva una ceja y ladea su cabeza, se muerde el labio.


Justin: Entonces creo que eres la primera persona que conozco a la que le sienta mal dormir.


Su comentario me provoca una pequeña sonrisa que pronto desaparece al escuchar su pregunta…



Justin: ¿Tyler?


Suspiro y vuelvo a agachar la cabeza. Mi pelo suelto cae hacia delante y me tapa la cara y Justin rápidamente me hecha el pelo hacia detrás y me obliga a mirarle levantando mi barbilla. Le miro y sus ojos parecen querer sacar todo lo que mi cabeza esconde. Recuerdo de nuevo el sueño. Tyler con el rostro lleno de sangre y yo sin poder hacer nada. Vuelvo a sentir la frustración que sentía. ¿Habría habido alguna manera de poder haber evitado que el muriese? Los ojos se me ponen cristalinos y las lágrimas amenazan con salir. Justin desliza su mano de mi barbilla a mi mejilla y me acaricia suavemente.


Justin: Anda, ven aquí… (Murmura)


Me lleva hacia él, hacia su pecho desnudo y me abraza mientras comienza a acariciarme el pelo. Las lágrimas comienzan a salir y no me esfuerzo por detenerlas, no quiero hacerlo, necesito desahogarme. Los sollozos comienzan a hacerse más fuertes y yo intento silenciarlos para no despertar  ni a Derek ni a nadie pero no lo consigo. Me separo de Justin y escondo mi cara entre mis manos. Intento calmarme, no hacer tanto ruido, pero no puedo. Me agobio, comienzo a alterarme y comienza a hacerme falta más oxígeno. Justin me mira preocupado. Esta experiencia ya la vivió cuando fuimos juntos a la fiesta en casa de Brook y John apareció de la nada. Sabe perfectamente lo que tiene que hacer, pero decide no hacerlo. Decide probar algo nuevo y, antes de que yo pueda evitarlo, se acerca y choca sus labios con los míos.

Mi corazón descendió su ritmo atropelladamente. Sus labios comenzaron a moverse con suavidad mientras el oxígeno volvía a llenar mis pulmones. Tras varios segundos así, las últimas lágrimas acumuladas en mis ojos se deslizaron por mis mejillas hasta desaparecer en sus pulgares que me acariciaban el rostro con increíble delicadeza. Sollocé y su mano pasó de mi mejilla a mi cabello acariciándome mientras separaba sus labios de los míos y aproximaba mi cabeza a su pecho desnudo. Escondí mi cabeza en su cuello intentando dejar de sollozar, intentando parecer fuerte, pero ¿Cómo pretendía parecer fuerte si en esos momentos estaba completamente rota por dentro? Justin separó con lentitud su cuerpo del mío y me miró a los ojos aunque yo apenas pude mantenerle la mirada. Miré mis pantalones cortos de pijama -que casi no escondían las cicatrices de mis piernas- mientras toqueteaba el dobladillo con mis dedos temblorosos e intentaba normalizar por completo mi respiración. Una suave caricia de sus dedos en mi pierna hizo que varios escalofríos recorrieran mi columna y al cogerme la mano me sentí obligada a mirarle a los ojos de nuevo. Daría lo que fuera por saber en qué pensaba, por descifrar su mente aunque solo fuese durante unos segundos. 


Justin: Sabes que siempre voy a estar aquí ¿no? (hizo una pequeña pausa esperando una respuesta de mi parte que no llegó) Sabes que puedes contar conmigo, que voy a estar dispuesto a ayudarte en lo que sea, Juliett. (Miró a Derek que seguía durmiendo tranquilo) Te lo debo.


Bajé la cabeza y asentí para después añadir un ligero y casi inaudible “Gracias”. Me lo debía. Eso acababa de decirme pero ¿y si yo no hubiese hecho nada para ayudarle a encontrar a Derek? Si no me lo debiera ¿lo haría? ¿Lo haría por mí? ¿Estaría a mi disposición cada vez que le necesitase? No lo sabía ni estaba segura de querer saber la respuesta. Su voz me sacó de mis pensamientos.


Justin: Vamos a hacer una cosa, queda prohibido pensar en lo que queda de noche. (Dice intentando transmitirme alegría)


Le miro con la mirada confusa ante lo artificial que le han quedado esas palabras en su boca sobre todo por su intento fallido de transmitirme alegría. Él me dedica una sonrisa tierna que parece capaz de iluminar todo el bosque entero. Los sollozos ya han cesado y solo asiento bajando la cabeza una vez mas. Tras unos segundos así puso su mano en mi rostro obligándome a mirarle. Odiaba que hiciera eso, parecía tan autoritario… Se acercó y volvió a depositar sus labios sobre los míos, esta vez en un beso más corto, mas dulce. Me separé al notar como la sangre subía directamente a mis mejillas. ¿Qué se supone que estaba haciendo? ¿En qué momento le había dado permiso para que me besara cuando le apeteciese? Su mano atrapó de nuevo la mía. Se incorporó forzándome a mí a imitarle y poco después se tumbó al lado de Derek. Tiró de mi mano para que yo hiciera lo mismo y en esos momentos mi cabeza estaba demasiado cansada como para cavilar si tumbarme con él o no. Me eché al otro lado de Justin haciendo que él quedara entre Derek y yo.
Apoyé mi cabeza en su pecho mientras él comenzaba a acariciarme el cabello. Me gustaba. Me relajaba. Hacía que me olvidase de todo. Mi mano izquierda se posicionó por inercia en su abdomen y bajo el tacto de mis dedos noté unas pequeñas cicatrices sobre su piel. Las miré sin despegar mi cabeza de su pecho y pasé mis dedos varias veces por encima de ellas. Parecían cicatrices producidas por alguna clase de corte pero que ya estaban perfectamente curadas. Me separé un poco de él para mirarle a los ojos, él me devolvió la mirada y guardó un mechón de mi pelo detrás de mi oreja mientras esperaba interesado lo que tenía que decir. Fruncí el ceño al no saber como formular la pregunta. 


Justin: ¿Qué pasa? (Preguntó susurrando, tranquilo)


Recorrí milímetro a milímetro su rostro para no perderme ningún detalle. Sus ojos, sus labios… si no era perfecto, rozaba la perfección. Mordí mi labio inferior y tragué saliva.


Yo: ¿De qué son? (Murmuré)


Justin juntó sus cejas y se humedeció los labios. 


Justin: ¿El qué?


Sentí una de sus manos acariciando la piel desnuda de mi cintura debido a que mi camiseta se había subido ligeramente. Un escalofrío sacudió todo mi cuerpo de inmediato y él comenzó a trazar -a base de caricias- pequeños círculos sobre mi piel. Por unos segundos dudé en si sería capaz de pronunciar alguna palabra.


Yo: Tus cicatrices… (mascullé temerosa por miedo a su reacción)


Dejó de acariciarme bruscamente y rehuyó mi mirada. Me puse tensa y atrapé de nuevo mi labio inferior entre mis dientes. Debería haberme callado. Acababa de meter la pata hasta el fondo.


Yo: No… no quería decir eso (rectifiqué rápidamente)


Justin me miró entrecerrando un poco sus ojos y agaché la cabeza avergonzada. 


Justin: Créeme, gatita, no quieres saberlo.  


Si, si quería saberlo. ¿Qué se supone que escondía? La cicatriz de su brazo tenía que deberse a lo mismo… Un grito mudo de mi parte inundó la tienda de campaña de frustración. Justin lo sabía casi todo sobre mi pasado pero yo no sabía casi nada del suyo. No era justo. 


Yo: Tu lo sabes casi todo de mi… (Repliqué a la defensiva, casi rogándole que me lo contara)


Sonrió y volvió a esconder el mismo mechón de pelo de antes detrás de mi oreja. ¿Por qué me sentía tan bien cuando hacía eso?


Justin: No es el momento, nena. 


Bufé resignada. Para él ¿Cuándo iba a ser el momento? Dejé de mirarle y volví a apoyar mi cabeza sobre su pecho. 


Justin: ¿Tan difícil te resulta dejar de pensar?


No me inmuté, ni un solo centímetro de mi cuerpo se movió. Solo había una manera de que dejara de pensar y no iba a permitir que Justin la supiese. Si él no contestaba a mis preguntas, no iba a ser yo quien contestase las suyas. Justin suspiró pesadamente.


Justin: A veces no tengo claro quien parece más pequeño, si Derek o tú.


Elevé una ceja aunque no pudiera verme. 


Justin: ¿Cómo puedes llegar a ser tan infantil e inmadura? (Preguntó separando su mano que había vuelto a hacer contacto con mi piel)

Yo: ¡Tampoco te pases que no he dicho nada! (Dije incorporándome hasta quedarme sentada mirándole)


Justin sonrió victorioso y no pude evitar que se me contagiase su sonrisa. Él también se incorporó.


Justin: No respondes a mi pregunta porque yo no he respondido la tuya, ¿te parece poca razón? ¡Eres como una niña de cinco años! eso suponiendo que hayas logrado pasar de los cuatro, claro.

Yo: Gilipollas. (Dije golpeándole en el hombro)


Hizo una mueca de disgusto a la vez que negaba con la cabeza.


Justin: Eh, cuidado con lo que dices que hay niños pequeños… (Puntualizó mirando a Derek)


Elevé una ceja de nuevo.


Yo: ¿Me tengo que dar yo también por aludida?


Justin carcajeó y se humedeció los labios. 


Justin: No, ya me ocuparé yo de enseñarte a comportarte como una chica mayor. 


Sonreí y él se inclinó hacia mí para decirme algo en el oído pero retrocedí a tiempo. Yo también sabía jugar a su juego si me lo proponía.


Justin: ¿Sonríes porque te gusta la idea? (Cuestionó con una sonrisa amplia)

Yo: No, sonrío porque comienzas a confundir tus sueños con la realidad. 


Elevó sus cejas y se mordió el labio inferior. 


Justin: ¿No te enseñaron que no se debía contestar de esa manera a los mayores? (Volvió a aproximarse de nuevo aprovechando que yo ya no podía retroceder más sin salir de la tienda)

Yo: ¿Acaso hay aquí algún mayor?

Justin: Eres una niña muy maleducada.

Yo: Y tu un gilipollas muy prepotente.

Justin: Que te encanta (añadió apenas a unos centímetros de mi cara).

Yo: Que odio. (Le corregí rápidamente).


Sonrió y volvió a morderse el labio inferior. Tenía la manía de hacerlo en los momentos menos indicados, en los momentos en los que con un mínimo detalle como ese yo podría ser capaz de olvidarme de todo y tirarme a su cuello. Tenerlo a esa poca distancia me estaba haciendo perder la cabeza.
Se acercó y yo esperaba tener sus labios suaves sobre los míos en escasos segundos, pero en vez de que eso sucediera noté su aliento pegado en mi oreja.


Justin: Me encantaría besarte una y otra vez hasta dejarte los labios morados, gatita, eso no lo dudes, pero es tarde y mañana es el ultimo día aquí así que no creo que mañana nos dejen descansar mucho… (Se separo, sonrió levemente y me miró a los ojos con intensidad)


Debimos pasar unos dos minutos en completo silencio, solo mirándonos, así, de cerca. Él. Él era el único capaz de hacer que mi mente desconectase de mi cabeza, el único que podía conseguir que abandonara mis pensamientos y los dejara a la deriva por un mar de lágrimas ocultas. Estar cerca de él me proporcionaba tranquilidad. Una tranquilidad extraña, difícil de explicar. Una tranquilidad tan extrema que a menudo lograba confundirse con paz interior y felicidad. Pero no. Eso eran cosas que no pensaba decirle. No en ese momento, ni en ese lugar. No podía decir algo que no comprendía, que no lograba identificar o entender. No a él.

Le vi acortar centímetros hacia mi rostro y dejó un beso en la comisura de mis labios. Susurró un “buenas noches, niña pequeña” acompañado de una sonrisa juguetona y retrocedió hasta tumbarse en el mismo lugar en donde antes estaba. Me quedé inmóvil, embobada y con la mente perdida en un par de galaxias más lejanas a la nuestra. Justin hizo un gesto con su mano para que me tumbase a su lado y le obedecí. Volví a tumbarme con la cabeza apoyada en su pecho y él volvió a enredar sus dedos en mi cabello. No era capaz de sentir nada en ese momento, era como si me hubiese quedado completamente vacía en cuestión de segundos. Sin saber la razón concreta de que me sintiera de esa manera me entregué a la noche y a los sueños. No, no sabía jugar a su juego y mucho menos ganar. Game over. 


Y aquí está el capítulo 47 acabado. Cuando lo escribía me parecía bastante bueno... ahora mientras lo corregía no estaba tan segura de que lo fuese :S Espero que solo sean sensaciones mías. No me entretengo más que tengo que estudiar. Agh! ¿¡Cuando va a llegar el verano y con él las vacaciones!? 
Gracias por todos vuestros comentarios! A ver si comienzo a responder alguno ^-^ 
Comentad mucho y hacedme feliz!

Si has leído haz clic aquí  

Y no os pido mas ;) Os quiero!

8 comentarios:

  1. asdfghjklasdfghjklasdfghjkl, perfecto como siempre, me ha encantado.
    sube rápidito, plz. Besitos:)

    ResponderEliminar
  2. siguieeeeeeeeeeeeeeeente:)))))

    ResponderEliminar
  3. soy selmara la d twitter ..esta buenisimo..siguela please xdxdxd

    ResponderEliminar
  4. ameee el capitulo es tan jndfghknfw... quiero el siguiente capitulo

    ResponderEliminar
  5. jewhoishoires SANDRA ERES GENIAL, ADORABLE Y PERFECTA KEAFOAHORIJ MUCHISISMAS GRACIAS!
    PD: Marta la chica de Twitter.

    ResponderEliminar
  6. Sandra vales mucho!! Escribes genial! Es que vivo cada momento de cada capítulo ! Por favor quiero el siguiente ya!!!!!!! Enhorabuena!!!!! (L)

    ResponderEliminar
  7. ¿Hola? Increíble, síguelo pronto.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante !!!!! Escribe pronto porfaaaaa!!!

    ResponderEliminar

(Hours to make, seconds to comment) :)