Capítulo 48: Elige bien.


Le vi acortar centímetros hacia mi rostro y dejó un beso en la comisura de mis labios. Susurró un “buenas noches, niña pequeña” acompañado de una sonrisa juguetona y retrocedió hasta tumbarse en el mismo lugar en donde antes estaba. Me quedé inmóvil, embobada y con la mente perdida en un par de galaxias más lejanas a la nuestra. Justin hizo un gesto con su mano para que me tumbase a su lado y le obedecí. Volví a tumbarme con la cabeza apoyada en su pecho y él volvió a enredar sus dedos en mi cabello. No era capaz de sentir nada en ese momento, era como si me hubiese quedado completamente vacía en cuestión de segundos. Sin saber la razón concreta de que me sintiera de esa manera me entregué a la noche y a los sueños. No, no sabía jugar a su juego y mucho menos ganar. Game over.

Le vi acortar centímetros hacia mi rostro y dejó un beso en la comisura de mis labios. Susurró un “buenas noches, niña pequeña” acompañado de una sonrisa traviesa y retrocedió hasta tumbarse en el mismo lugar en donde antes estaba. Me quedé inmóvil, embobada y con la mente perdida en un par de galaxias más lejanas a la nuestra. Justin hizo un gesto con su mano para que me tumbase a su lado y le obedecí. Volví a tumbarme con la cabeza apoyada en su pecho y él volvió a enredar sus dedos en mi cabello. No era capaz de sentir nada en ese momento, era como si me hubiese quedado completamente vacía en cuestión de segundos. Sin saber la razón concreta de que me sintiera de esa manera me entregué a la noche y a los sueños. Game over. 


Justin: Juliett…


Ronroneé mientras me movía lentamente. Volví a escuchar  mi nombre una vez más y me encogí al notar mi piel fría. Tirité unos segundos y gruñí mientras intentaba darme la vuelta pero desistía en el intento. 


Justin: Va, Juliett… despierta.

Yo: Un poquito mas, mamá… (Mascullé)


Oí una leve carcajada cerca de mi oído que ignoré para no mucho después notar un aliento calido en la nuca seguido de un pequeño beso justo debajo del lóbulo de mi oreja.


Justin: Si me vas a llamar “mamá” tendré que plantearme dejarme el pelo largo, nena.


Me estremecí y noté como una caricia se iba dibujando desde mi hombro hasta mi mano. Abrí ligeramente los ojos y fue entonces cuando me di cuenta de que dormía con alguien completamente pegado a mi espalda. Las imágenes de la noche anterior viajaron con una velocidad de vértigo por mi cabeza y lo recordé todo. Me giré para encontrarme con su sonrisa, con su pelo despeinado y con sus ojos todavía adormilados.  


Yo: Me gustaría verte con el pelo largo… (Ronroneo elevando las cejas y vuelvo a acomodarme, esta vez de cara a él)


Me imita y él también se mueve poniéndose más cómodo. Hace un pequeño gruñido acompañado de unas cuantas muecas en señal de disconformidad. 


Justin: Siento desilusionarte pero las trenzas no me sientan bien, gatita. 


Sonríe divertido y me contagia a mí también su sonrisa. Se le suaviza el rostro cuando sonríe y no parece un chico tan duro, tan fuerte… Dirige su mirada hacia mis labios y no tarda mucho en humedecerse los suyos. Noto su mano en mi cintura aproximándome a él. Cedo sin oponer resistencia y vuelve a adueñarse de mi oído.


Justin: Me encantaría mirarte mientras duermes un par de horas más pero tiene que volver a tu tienda antes de que todos se despierten.


Antes de volverme a mirar deja otro pequeño beso en mi cuello. Me sonrojo por la idea de que me haya estado mirando mientras dormía. Me incorporo con lentitud y asiento. Justin se incorpora también, echa un vistazo a Derek y abre la tienda para que yo salga. Sin esperármelo él viene detrás. No son muchos pasos los que damos antes de llegar a mi tienda. El sol todavía no ha salido pero no faltará mucho para que lo haga. Me dispongo a entrar dentro cuando Justin atrapa mi mano con la suya y me atrae hacia él. Le miro esperando que diga algo pero solo se aproxima más a mi rostro y deja un beso en mi mejilla que va trasladándose poco a poco por mi mandíbula hasta dar un último justo debajo de mi oreja. ¿Qué le ha dado ahora por darme besos en el cuello, o simplemente por darme besos? Me gustan. Es decir, ¿a quien no? Un beso en el cuello es un beso en el cuello. Pero no me pueden gustar. No me deben gustar. No está bien. Me separo mientras trago saliva e intento entender solo una mínima parte de por qué él hace ahora ese tipo de cosas conmigo. Se que me mira pero le ignoro y entro dentro de mi tienda. Me dejo caer en el saco de dormir que ocupa la mayor parte del suelo y trato de no pensar, pero no consigo ni por un solo segundo que él salga de mi cabeza.

El sonido ensordecedor de la alarma de mi móvil hace que huya de mis pensamientos con velocidad. Me pongo ropa completamente limpia –por fin- y recojo mi cabello en una trenza de lado, dejando algunas greñas sueltas por la parte del flequillo. Sujeto todo el pelo con un lacito azul y me miro en un pequeño espejo que llevo en la mochila. Aceptable. Guardo todo lo que he sacado y también recojo el saco de dormir del suelo, es el último día aquí así que intento dejarlo todo guardado para no olvidarme nada cuando llegue la hora de irse. Salgo de la tienda agachada para no chocarme con la parte superior de ésta y no es mucha la distancia la que evita que choque con el cuerpo de Brook. Observo la camiseta de tirantes negra que lleva y sonrío. Doy un giro de 180º, dándole la espalda unos segundos y me dispongo a cerrar la tienda.


Yo: Bonita camiseta. (Digo justo después de girar y mirarle)


Se observa unos segundos a sí misma y asiente.


Brook: Me la regaló mi madre. Tiene buen gusto, ¡eh!


Se lee “Chris Brown” con unas letras en blanco que intentan asemejarse a las de un graffiti.  Le miro elevando una ceja y a los pocos segundos carcajeamos las dos. Sabe perfectamente lo que me costó encontrarla y tenerla a tiempo para regalársela en su cumpleaños. Se lanza a mis brazos de repente, pillándome completamente desprevenida. Me da un beso en la mejilla y pronuncia un “te quiero”. No se a qué viene pero sonrío, se que somos afortunadas por la amistad que tenemos. No somos de decirnos muchos te quieros. No es algo que nos haga falta recordar continuamente, es algo que ya sabemos; por eso cuando los decimos suenan como el doble de bonito, como si guardase un significado mucho más fuerte que el que la mayoría de personas creen que guarda. Atribuyo el hecho de su abrazo y su “te quiero” a la felicidad que últimamente desborda debido a Justin y de repente me siento mal por ocultarle la verdad. Me encantaría contarle todo desde el principio y así poder tener a alguien con quien desahogarme sobre ese tema, pero me da miedo hacerlo, quizás ya no hay marcha atrás, quizás es demasiado tarde. 
Nos reunimos todos alrededor de la hoguera en la que ayer terminamos la noche -esta vez apagada- y comenzamos a desayunar antes de que nos expliquen cuales son los planes para hoy. Yo solo tengo ganas de volver a casa. 


Yo: ¿Qué pasó con Justin después de que yo me fuera? (Pregunto rompiendo el silencio)


Una sonrisa se dibujó en su rostro de inmediato al escuchar su nombre y me di cuenta de que posiblemente le gustaba más de lo que yo imaginaba. Ella no era de las que se enamoraban, ella era de las que disfrutaba en una relación y cuando las cosas se iban complicando la dejaba, sin corazones rotos ni lágrimas. Se le daba bien hacerlo, tenía la capacidad de estar con alguien y no acabar enganchándose a él, y yo tenía miedo de que fuese Justin quien cambiara eso.


Brook: Estuvimos hablando y preguntándonos cosas para conocernos mejor. 

Yo: Y que, ¿dijo algo interesante? (Sonreí curiosa contagiándole la sonrisa a ella)

Brook:No es virgen. 


Elevé mis cejas sorprendida.


Yo: ¿Se lo preguntaste?

Brook: No, me lo preguntó él y yo luego le devolví la pregunta.

Yo: Ah… bueno, era de esperar ¿no?

Brook: Si, lo que no esperaba es que me lo preguntase. Me debió mentir cuando me dijo que era vergonzoso.


Le miré y me encogí de hombros. Debía ser objetiva cuando me hablaba de Justin, pero me costaba opinar lo justo para que no notase que lo conocía más de lo que ella pensaba.


Yo: A mi no me pareció vergonzoso en las dos veces que quedamos para estudiar.

Brook: Ya, pero no se por qué me mintió… es una tontería decir que eres vergonzoso cuando no es verdad.

Yo: A lo mejor era una excusa para acercarse a ti y que no te preguntases por qué no lo había hecho antes. 


Brook cabeceó varios segundos y después dio un mordisco a una de las galletas que llevaba en su mano. Yo le imité dejando que el silencio volviera a inundar el ambiente, aunque no por mucho tiempo…


Brook: Me acompañó a mi tienda. (Guardó silencio unos segundos) Y entró dentro.


Abrí los ojos exageradamente y ella apartó su mirada de la mía para clavar sus ojos en el suelo mientras una sonrisa aparecía en su rostro.  Llegados a ese punto yo no sabía si cambiar de conversación o indagar para que me contase los detalles. ¿Estábamos hablando de la misma noche en la que después había dormido conmigo? Mis palabras fueron más rápidas que mis pensamientos y antes de darme cuenta ya estaban preguntando por más detalles.


Yo: ¿Y qué pasó?


Mi pregunta hizo que sonriera un poquito más.


Brook: Besa genial, mejor que ningún otro. No te puedes ni hacer a la idea, Juliett.- Se mordió el labio inferior y me miró con una mirada dulce.- Se tumbó a mi lado y estuvimos hablando un poco más, luego creo que me quedé dormida y él se fue. Pero fue adorable. 


Dibujé una extraña sonrisa intentando mostrarme feliz por ella, y aunque creo que no lo conseguí para Brook fue lo suficientemente creíble. Le había besado a ella y después a mí. Había dormido con ella y después conmigo. Era difícil no sentirse como el segundo plato de alguien después de saber eso. 

Uno de los monitores nos reunió a todos después de desayunar para explicarnos cuales eran los planes del día. Justin llego a mitad de la explicación provocando que todas las cabezas se giraran para mirarle. Iba sudando, en camiseta blanca de tirantes y pantalones cortos y anchos de baloncesto. Ni siquiera me había dado cuenta de que no estaba con nosotros. Se sentó rápidamente con su grupo de amigos y el monitor prosiguió. Nombraron a la mitad de nosotros y nos dieron un mapa. Correspondían al bosque pero todos tenían trazado un camino diferente que finalizaba en una cruz. La otra mitad no tenía mapa porque la actividad se iba a llevar a cabo en parejas elegidas por orden alfabético. Recé para que hubiera más gente con un nombre que empezase por J y que así no me tocara con Justin, pero rezar no me sirvió para nada. La actividad consistía en seguir el mapa hasta llegar a la cruz y una vez allí, plantar un árbol que más tarde crecería; de esa manera pondríamos nuestro granito de arena en el cuidado del medio ambiente. ¿A qué personas se les ocurrían esas estúpidas actividades? Fueron nombrando a las parejas una por una para darles los utensilios necesarios en una mochila. De todas sobresalía el pequeño arbolito que nos tocaría plantar. A Brook no pareció importarle que a mi me tocara con Justin. Creo que hasta estaba feliz por que a él le hubiese tocado conmigo y no con otra de esas chicas que aprovecharían la más mínima oportunidad para lanzarse a comerle la boca. Si supiese toda la verdad igual cambiaba de opinión. 


Justin: ¿No me piensas hablar? (Preguntó después de que llevásemos mas de un cuarto de hora caminando)


Volví a ignorarle como llevaba haciendo durante todo el camino. El cargaba con la mochila y yo iba delante mirando el mapa y eligiendo el camino correcto. Estaba enfadada, pero no tenía claro si con él o conmigo por ser tan inocente.  


Justin:¿Por qué eres tan bipolar? ¿Qué te he hecho yo ahora? (Preguntó alzando más la voz)


No obtuvo respuesta por mi parte y aceleró más el paso hasta detenerse justo enfrente mío. Evité mirarle a los ojos fijando mi mirada en el mapa. Le eché hacia un lado empujándole con mi mano para seguir el camino, pero él rápidamente me cogió del brazo y me empujó hasta que mi espalda chocó con el tronco de un árbol bruscamente. El mapa cayó al suelo y la mochila que nos habían dado también después de que Justin la tirase. Le mire a los ojos descubriendo una mirada impenetrable sobre mí. Odiaba que me mirase así. Estaba a poco menos de un metro de distancia. 


Justin: Hasta que no me digas que coño te pasa no nos vamos a mover de aquí.

Yo: Pues entonces tenemos para rato… 


Justin bufó resignado. Le estaba sacando de quicio y yo era totalmente consciente de ello.


Justin: ¿Por qué cambias de humor tan rápido? Hace unas horas estábamos durmiendo juntos y ahora ni me hablas.  ¡Ni siquiera me ha dado tiempo a hacer algo que te moleste! (Se llevó las manos a su cabeza y estiró de su pelo ligeramente) ¡No te entiendo!

Yo: Yo a ti tampoco. ¿A que se supone que juegas? 


Justin frunció el ceño desconcertado. Iba a ser verdad eso de que no nos entendíamos. 


Yo: Yo no soy el segundo plato de nadie, Bieber, y mucho menos el tuyo.

Justin: Brook te ha dicho que le besé. (Dijo tras sacar conclusiones)

Yo: Y que estuviste con ella hasta que se durmió. (añadí)

Justin: Y es verdad. (Dijo encogiéndose de hombros)

Yo: Imbécil. 


Sonreí irónicamente y suspiré para después agacharme, coger el mapa de nuevo y continuar el camino. Justin cogió rápidamente la mochila y caminó veloz hasta ponerse a mi altura otra vez. 


Justin: ¿Por eso crees que eres mi segundo plato? ¿A caso me metí yo en tu tienda para besarte o te obligué a que tú vinieras a la mía? (Esperó nuevamente una respuesta de mi parte que no llegó) Sabes perfectamente lo que estoy haciendo con Brook y por qué, y aun así ayer no recuerdo que te negases a besarme ni a dormir conmigo. Si te quieres enfadar conmigo y no hablarme, hazlo, pero que sepas que la única que debe aclararse y saber a qué está jugando eres tú. A veces hay que elegir entre lo que se quiere y lo que se debe hacer… (guardó silencio unos segundos) elige bien.



Siento de nuevo haber tardado en escribir pero ahora que es el último trimestre los profesores parece que mandan mas trabajos y deberes que nunca. Agh! ¡¡Que ganas de que llegue ya el verano!! Este capítulo también es largo... hoy no tenía mucha inspiración que digamos, pero igual espero estar a la altura de vuestras exigencias. Comentar mucho, como siempre. Felicitad a vuestras Mamás y darles muchos, muchos besitos pequeñitos. Assadncsjfvjnrfjvnejrv. Buenas noches. ;)

Si has leído este capítulo házmelo saber! 




11 comentarios:

  1. ole, ole, JAJAJAJAJAJAJAJAJA, PRIMERA EN COMENTAR, YEAH. Yo soy la pesada del ask, ya lo siento, pero esque esta novela es aksjcwudbs, siempre hay mucha intriga, y no se sabe que va a pasar... en otras te lo imaginas, pero en esta no.
    Bueno, sube rapidito, pls. Deberías hacer una maratón *.*
    Besitos<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres pesada!! De hecho me encanta que lo hagas porque es como "quiere que escriba" y si nadie lo hiciera me daría a entender que os da igual leer o no... así que gracias ;)A ver si tengo un poco mas de tiempo libre y lo hago! Llevo queriendo hacer un maraton ya desde hace unas semanas... Un beso!! <3

      Eliminar
  2. No se que hago despierta a estas horas, y leyendo novelas...jajajajajajajajaj
    siguieeeeeeente, esta genial :)

    ResponderEliminar
  3. GENIAL SANDRA SIGUELAAAAAAA

    ResponderEliminar
  4. Genial Siguela Me Encanta De Verdad Siguela Plissss :):)

    ResponderEliminar
  5. OMB esta genial!!! entiendo que no puedes subir rapido asi que don't worry ;) besos :*

    ResponderEliminar
  6. Estoy enamoradita de esta novela! JAJAJAJJA un beso guapi!

    ResponderEliminar
  7. Vamooooooooooooooooos siguiente :)) Yo estoy con ella! Maratón ya jajaja bueno, en verano :)
    Besiiiis ;)

    ResponderEliminar
  8. Porfavooooooor siguela ya que estoy super intrigada, no tardes mucho porfaaa!! Ojala y subas más capítulos seguidos a la vez un beso :'))

    ResponderEliminar
  9. AJSJFKQJDJAHJW SANDRAAAAA tienes que seguirla es perfecta <333 por favor. Amo mucho tu novela es en serio. :))) por favor y si puedes haz el maratón prontito :3 un beso.

    ResponderEliminar

(Hours to make, seconds to comment) :)