Capítulo 55: No me voy a ir

Yo: Si, solo me duele un poco la cabeza, pero es normal por el golpe y eso... (dije quitandole importancia)

Abuela: Pensaba que tus padres ya habrían llegado a casa. (suspiró) Solo de pensar que te podría haber pasado a ti lo mismo que a tu amiga... (guardó silencio unos segundos) Tuviste mucha suerte. 


Miré a Justin algo confusa. Él apartó su mirada de mí y pasó una mano por su pelo mientras permanecía cabizbajo. El corazón se me comenzó a acelerar e inmediatamente todos mis sentidos se pusieron alerta.


Yo: Si… (murmuré sin saber que decir, mirándo fijamente a Justin)

Abuela: Se que es muy fácil decirlo pero tienes que ser fuerte, cariño. Ella… ella siempre estará a tu lado.- 


Aparté el teléfono de mi oído y lentamente la voz de mi abuela se fue disipando por toda la habitación. Justin levantó su cabeza y me miró con una mezcla de compasión y tristeza.  Negué con la cabeza lentamente, confundida, con el estómago revuelto y una presión agonizante sobre mi pecho. No. Esto no podía estar pasando. Otra vez no. Dejé que el auricular del teléfono se deslizara por mi mano hasta caer, quedándose colgado en el aire mientras mi abuela continuaba hablando. Llevé una mano a mi boca intentando evitar que temblase. Fruncí el ceño y dejé que las lágrimas llenasen mis ojos. Me comenzaba a faltar el aire y presioné mi pecho con la otra mano que me quedaba libre. Las lágrimas ya habían comenzado a caer solas mientras mis ojos permanecían mirando a Justin. Quería que se lanzase sobre mí y me repitiera que Brook estaba bien, que nada de eso estaba pasando, que solo era una pesadilla. Estaba prácticamente rogándole que lo hiciera, que me despertase de ese mal sueño de una vez, pero era mi vida. Mi vida se había convertido en un mal sueño constante, en una pesadilla que parecía no acabar nunca. Aparté mi mirada de sus ojos y llevé ambas manos a mi boca, aguantando las ganas de gritar que tenía en esos instantes aunque me faltase fuerza para hacerlo. Di unos cuantos pasos hacia atrás, alejándome del teléfono. Justin lo cogió rápidamente y colgó, dando por finalizada la llamada. Dio un paso hacia mí, con cautela, e intentó coger una de mis manos que seguían cubriéndome la boca; pero retrocedí antes de que pudiese hacerlo. Sequé mis lágrimas con el dorso de mi mano y continué caminando hacia atrás lentamente, alejándome de él.


Yo: Tú lo sabías ¿no? (Tras unos segundos, la falta de respuesta por su parte hizo que abriera la boca en señal de sorpresa y dolor) Me… me mentiste. (dije de forma casi inaudible)


Justin negó, casi pidiéndome disculpas con solo una mirada.


Justin: Juliett… era lo mejor (Murmuró acercándose a mi de nuevo)


Fruncí el ceño confundida. No podía entenderle. No veía como ocultarme una noticia así podía ser lo mejor.


Yo:: ¿Lo mejor? ¿Lo mejor para quien? (Pregunté elevando mi tono de voz, los ojos estaban llenos de lágrimas de nuevo)

Justin: Tus padres pensaban contártelo en cuanto te recuperases… 

Yo: ¿¡En cuanto me recuperase!? ¿Eso cuanto tiempo es? ¿Una semana? ¿Dos? (Sollocé e inspiré con dificultad intentando calmarme. Tragué saliva lentamente y aparté los ojos de él) Pensaba que tú no me ibas a ocultar nada. (Masculle con la voz rota)

Justin: Yo… solo quería que estuvieses bien.


Sonreí con ironía, tristeza y… dolor. 


Yo: Pues lo siento, pero el plan te ha salido como una mierda.


Varias lágrimas corrieron por mis mejillas y ahogué unos cuantos sollozos. La presión en mi pecho aumentó hasta el punto de doler, pero para eso no había ningún tipo de medicación. Ese es el tipo de dolor del que nadie puede salvarte, que nadie puede impedir que tengas. Solo tú puedes hacer que deje de doler si tienes la fuerza suficiente como para aguantarlo. Solo tú puedes parar el dolor si eres capaz de ver más allá de la razón que lo causa, pero cuando la razón es alguien a quien quieres las cosas no son tan fáciles.
Llevé ambas manos a mi cabeza y ejercí presión sobre ella mientras cerraba los ojos con fuerza. No quería pensar. No quería sentir. Solo quería desaparecer. Noté la caricia de unos dedos sobre mi brazo y rápidamente lo aparté.


Yo: No me toques… (murmuré todavía sin abrir los ojos)

Justin: Juliett… tienes que descansar, mañana todo será mejor, ya lo verás (susurró rompiendo el contacto de sus dedos con mi brazo pero acercándose más a mi)


Abrí los ojos y quité las manos de mi cabeza. Cogí aire lentamente, tratando de calmarme a mi misma.


Yo: ¿Mejor? (Mascullé con incredulidad) Tu no tienes ni idea de lo que es esto ¿verdad? (Guardé silencio unos segundos mientras aguantaba las lágrimas e impedía que cayesen) No… la voy a volver a ver (dije cerrando los ojos por el dolor que causaba pronunciar esas palabras) así que no me digas que todo va a ir bien, ni que mañana será mejor porque no es verdad. Mañana será peor, y pasado mañana lo seguirá siendo, y al otro también.


Un nudo en la garganta me impidió seguir hablando y dejé que mis mejillas se empaparan en más y más lágrimas silenciosas. Calmé mi respiración e intenté que fuese lo más constante posible. Justin pasó una mano por su pelo en señal de impotencia y algo de desesperación. Quería estar sola. No necesitaba que me cuidase, podía hacerlo yo misma y puede que incluso mejor de lo que él podría hacerlo. Le dediqué una mirada brusca, afilada, con ira. ¿En qué momento pudo haber creído que mentirme iba a ayudarme? ¿En qué momento pensé que podía confiar en él? El agua salada se volvió a acumular en mis ojos, dificultándome la visión y quemándome por dentro. Si no le hubiese besado igual Brook estaría viva. Un flashback me vino a la cabeza recordándome, haciendo revivir ese mismo instante en que sus labios acariciaban los míos y como justo después había visto a Brook desaparecer. Volví a sentir la culpa de ese momento intensificada. Si no hubiese visto esa escena, ella no se habría emborrachado, o al menos yo no habría ido a buscarla ni la hubiese obligado a volver a casa. El llanto volvió a iniciarse, pero esta vez más fuerte que antes. Me llevé las manos a la cabeza de nuevo y me removí por el salón nerviosa, impotente. 


Yo: Ha sido mi culpa… (susurré para mi misma entre sollozos)

Justin: ¿Qué? (Preguntó Justin al no llegar a oirme)


Pero era yo quien parecía no oir nada más que las voces de mi cabeza. Sentía que todo se me iba de las manos, me sentía fuera de sí, como si yo ya no pudiese controlarme a mi misma; débil, frágil, vulnerable. 


Yo: Mierda, mierda, mierda… (Murmuré entre gemidos, transmitiendo nerviosismo y sin poder impedir que mi llanto se hiciera todavía mas abrumador)


Justin se acercó a mi, indeciso y perdido. Sin idea de que hacer ni de cómo conseguir calmarme pero asustado y queriendo ayudarme de alguna forma. Le miré entre lágrimas y quité las manos de mi cabeza, tirando de mi cabello en un intento de detener el dolor de ésta, y bueno, el dolor en general. 


Yo: Lárgate. (Dije brusca y clara, lo más fuerte que pude)


Frunció el ceño y dio un paso más en mi dirección intentando tocarme el brazo otra vez, pero volví a esquivarle.


Yo: Vete, por favor… (Murmuré algo más suave, sonando casi como una súplica, como un ruego)

Justin: No me voy a ir. No voy a dejarte así. (dijo firme e implacable, haciendo que mi petición sonase como una tontería)


Tras oír varios segundos la cerradura, la puerta de la entrada se abrió y aparecieron mis padres, ambos con el semblante triste. Mi padre tenía su brazo rodeando la cintura de mi madre y ésta, ocultaba sus ojos tras unas gafas de sol pese a que el día era gris y unas primeras gotas de lluvia comenzaban a pisar el asfalto. Algo en mi cabeza se accionó en ese mismo instante. Mi padre nos dedicó una mirada de confusión a Justin y a mí, pero antes de que pudiera formular cualquier pregunta al respecto, yo ya había salido corriendo por la puerta.

________

La lluvia no había dejado de caer en toda la tarde y los rayos de luz ocultos tras las nubes ya habían desaparecido por completo. Estaba sola, aislada y lo único que me rodeaba en esos momentos era la oscuridad de la noche y el frío que las gotas de lluvia iban dejando en mi piel. No lograba callarlos, no conseguía que mis pensamientos guardaran silencio ni siquiera por un segundo y me taladraban la cabeza dejando un dolor constante en ella al que ya me estaba acostumbrando. Podía escuchar el silbido del viento y las hojas de los árboles moverse al compás junto con los truenos que indicaban que la tormenta iba a seguir durante toda la noche. De todo lo que en esos momentos sentía, el miedo estaba en grandes porcentajes; pero no a una tormenta, o a la oscuridad. Era un miedo más complejo, más difícil de entender; miedo a la vida. 
Abracé más fuerte a aquella “piedra” a la que llevaba pegada toda la tarde. No me importaba estar llenándome de barro las piernas, ni el pantalón, ni ir descalza. Allí me sentía segura. Pasé mis dedos suavemente por cada letra que había gravada en ella, y después por los números que habían más abajo. Ya había perdido la cuenta de cuantas veces había hecho esos mismos movimientos y también de cuantas horas llevaba ahí tirada sin parar de llorar. Me sentía como si estuviese pagando las consecuencias de haber cometido un error enorme, como si el mundo hubiese decidido romperse justo encima de mí, como si el cielo se estuviera cayendo a pedazos. Esa era la razón por la que no había dudado ni un momento a dónde necesitaba ir después de salir de casa corriendo. A sus brazos. 



Asnjscnhbhebv no me da tiempo a mas, siento no poder avisaros pero no me da tiempo! Espero que os haya gustado. Comentad, dadme vuestra opinión y gracias por leer una vez más.

PD: Se que es corto, lo siento, pero es que no me da tiempo :S No me odiéis, por favor!

^-^

6 comentarios:

  1. Oh por dios!!! No me dejes así,pobre Julliet & Justin tan lindo tratando de ayudarla,....pero Brock porque porque dios casi lloro ame este capi!!seguila pronto un besoteee!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta! Síguela pronto, si? TQ! Cuídate!

    ResponderEliminar
  3. Lo re ame! Sos una grosa escirbiendo,subi pronto,no me.dejes así,un beso!!

    ResponderEliminar
  4. QUEEEE!!! PORQUE MATASTE A BROOK!!! PORQUE!!! NO NO ES CIERTO NO PUEDE SER POSIBLE!!! NO SIMPLEMENTE NO! PRIMERO TYLER & DESPUES BROOK! QUE SIGUE? SUS PAPAS? NORA? JUSTIN!?!? NO! NO!.....En El Lugar Que Esta La Piedra A La Que Esta Aferrada Es A La Tumba De Tyler Verdad? SIGUELA MUJER ANDA SIGUELA! YAAAA!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Esta buenisima...siguela ya sandra como puedes hacerle eso a brook!

    ResponderEliminar
  6. Me encantó! Síguela cuando puedas! Un beso! :3

    ResponderEliminar

(Hours to make, seconds to comment) :)